Reconocida como ciencia desde 1871, permite conocer a las personas a través del estudio de sus grafismos: escritura, firma y rúbrica, dibujos y garabatos.

Es una valiosa herramienta ampliamente aceptada a nivel internacional, con un creciente campo de aplicación: autoconocimiento, docencia, psicología, derecho, criminología, selección de personal, orientación vocacional, etc.

Anuncios